oración a los gurus

Padre Celestial, Madre Divina, Amigo, bien amado Dios, Jesús el Cristo, Bhagaban Krishna, Mahavatar Babaji, Lahiri Mahasaya, Swhami Sri Yuktheswar, bien amado gurú Paramahansa Yogananda, Santos de todas las edades y religiones, os reverenciamos a todos. Librad nuestras vidas de todos los obstaculos y dadnos desarroyo físico, mental y espiritual. Conducidnos de la inquietud a la paz, de la ignorancia a la sabiduría, de los deseos insatisfechos a la completa realización del Ser, y de la muerte a la inmortalidad.

Madre Divina, haz de nuestra alma Tú templo, haz de nuestro corazón Tú altar, y haz de nuestro amor Tú hogar. Que Tú amor brille para siempre en el santuario de nuestra devoción y que seamos capaces de despertar Tú Divino amor, en todos los corazones.

Om, Paz, Amen.

amigos que me visitan

Páginas vistas en total

domingo, 28 de febrero de 2010

Ganesha


Hoy te buscaré,
¡oh Padre!,
como la siempre creciente bienaventuranza
de la meditación.
Te sentiré como inconmensurable gozo
palpitando en mi corazón.
Encontrándote a Tí primero,
encontraré a través de Ti
todas las cosas que anhelo.
Déjame oír tu voz,
¡oh Dios!,
en la cueva de la meditación.
Econtraré la perpetua felicidad celestial
dentro de mí.
Entonces la paz
reinará en mi corazón,
no importa que esté en silencio
o en medio de las actividades.
Hoy abriré la puerta de mi calma,
para que los pasos del Silencio
entren dulcemente en el templo
de todas mis actividades.
Desempeñaré todos mis deberes serenamente,
saturado de paz.
Como un silencioso e invisible río fluyendo bajo el desierto,
fluye el vasto e inconmensurable río del Espíritu,
a través de las arenas del tiempo,
a través de las arenas de la experiencia,
a través de las arenas de todas las almas,
a través de las arenas de todos los átomos vivientes
y a través de las arenas de todo el espacio.
Soy infinito,
soy ilimitado,
soy incansable;
estoy más allá del cuerpo,
del pensamiento y de las palabras;
estoy más allá de toda materia y mente.
Soy bienaventuranza sin fin.

1 comentario:

rociobarrocal dijo...

Como la madre ama a su hijo,asi soy
camino y polvo
principio eterno
y silencio.
Como la madre al hijo
amamanto los sueños
de quien me añora
de aquel que espera
que labra surcos de su destino
que siembra en manos
marcando el paso.

SUBIR ARRIBA . . .